Cuando contratar un Test de Concepto

Cuando contratar un Test de Concepto

El Test de Concepto es un estudio que se realiza cuando el producto o servicio está en fase de idea. Podemos tener bocetos, una descripción más o menos detallada, pero carecemos de prototipos o los que tenemos son demasiado burdos para ser útiles en la investigación.

¿Es conveniente invertir en investigación en esta fase? Depende. Hay dos preguntas que te debes formular para decidir si hacer o no un Test de Concepto antes de desarrollar un producto o servicio.

Las dos preguntas que debes conocer antes de hacer un test de concepto

La primera pregunta tiene que ver con los costes de la prueba/error. Efectivamente, deberás medir el volumen de la inversión necesaria para desarrollar prototipos en caso de que se trate de un producto o del desarrollo de los elementos necesarios para la prestación del servicio y contabilizar qué parte de esa inversión es recuperable en caso de que el mercado no responda favorablemente. Si el importe es realmente bajo, quizás te convenga apostar por la prueba / error. Pero aún y así, al no realizar una investigación previa pierdes información y por lo tanto la posibilidad de ajustar tu oferta a las necesidades reales del mercado. Pero debemos reconocer que, aunque no es lo ideal, quizás puedas prescindir de la investigación. En cambio, si los costes son elevados te conviene realizar primero la investigación, esto te permitirá realizar las modificaciones y ajustar tu oferta a las necesidades del mercado. Y en el peor de los casos, si tu propuesta no tiene una aceptación suficiente, te habrá salido mucho más barato.

La segunda pregunta tiene que ver con el impacto que puede tener sobre la empresa o la marca el  lanzar un producto o un servicio fallido. No hablamos de costes sino de la repercusión en la imagen, posicionamiento y credibilidad de la marca. Desarrollar una versión LowCost o apostar por la diversificación, son dos ejemplos que implican un alto riesgo, no solo para el lanzamiento del nuevo producto o servicio, sino para la trayectoria de la empresa en su globalidad. El problema es que esta pregunta no tiene respuesta sin investigación y si no realizas una investigación previa, luego puede ser demasiado tarde.

Beneficios del test de concepto

Si optas por investigar, un Test de Concepto te puede ayudar a:

  • Evaluar la viabilidad del concepto.
  • Medir la aceptación de la idea, detectando los aspectos positivos y negativos asociados a la propuesta.
  • Establecer el grado de proximidad / lejanía con respecto a productos o servicios más o menos similares yconocer los hábitos de consumo de tu mercado potencial con respecto a ellos.
  • Determinar el perfil e imagen del producto ideal.
  • Conocer las marcas o empresas que se asocian a un producto/servicio de esas características.

¿Has realizado algún test de concepto? ¿Quieres compartir tu experiencia?

No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies