El futuro se puede estudiar

El futuro se puede estudiar

A pesar de que nos parezca que el futuro se construye a saltos, la realidad es bien distinta, el proceso es lento aunque no está a la vista de la mayoría de nosotros. El futuro que estaremos viviendo dentro de unos años es el resultado de lo que estamos haciendo hoy.

Es cierto que siempre existe la posibilidad de que un hecho impredecible cambie el curso de los acontecimientos, pero también es cierto que, si esa posibilidad no se cumple, podemos avanzar cómo serán las cosas dentro de un tiempo determinado.

La posición y posibilidades de un negocio a tres, cinco e incluso diez años es posible. No se trata de adivinar el futuro, sino de estudiar el presente.

Para poder establecer cómo será el futuro de un negocio o un producto, nos interesaremos por aquellas áreas, que la Teoría General de Sistemas (TGS) denomina precisamente sistemas, que pueden afectar directa e indirectamente el curso de los acontecimientos para el sector y la empresa en cuestión.

Conceptualmente la investigación desde la TGS se puede describir de la siguiente forma:

La empresa, servicio o producto objeto de estudio se visualiza como una burbuja (sistema) suspendida y en movimiento en el espacio. A su alrededor existen otras burbujas (sistemas) que también están suspendidas y en movimiento en ese mismo espacio. El movimiento de estas burbujas las lleva a chocar entre sí, lo que produce cambios de dirección.

¿Dónde estará y cómo será esa burbuja objeto de estudio en el futuro?

 

Para responder a esa pregunta lo que hacemos es:

  1. Empezar por el estudio particular de cada uno de los sistemas:
    1. Detectar las “burbujas” (sistemas) que están suspendidas en el mismo espacio.
    2. Determinar los componentes de cada sistema, es decir sus subsitemas. O dicho de otro modo, describir cómo son cada una de esas burbujas en la actualidad y qué está pasando dentro de ellas.
    3. Estudiar la evolución de cada una de las burbujas fruto de sus propios subsitemas, es decir cómo está evolucionando cada una de las burbujas en sí misma a la vez que describimos su movimiento.
  2. Continuamos el estudio analizando la evolución conjunta de cada sistema. Es decir cómo va a afectar cada burbuja a las demás. Respondiendo a las siguientes cuestiones:
    1. Qué impactos se van a producir.
    2. Cómo van a afectar esos impactos a la burbuja (sistema) objeto de estudio.

Así es como se investiga desde la TGS, tomando el objeto de estudio como un sistema que no está solo, no es independiente, sino todo lo contrario, se le pone en contexto y se estudia teniendo en cuenta todas aquellas cosas por las que le afectan.

Con este método podemos ir mucho más allá del estudio de tendencias.

¿No tienes curiosidad por saber qué será de tu “burbuja” dentro de unos años?

No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies